Puesto en línea el por  en Sin categoría.

dreamstime_s_25967501Dedico este artículo a los que tienen interés por una profesión de traductor. He aquí algunos consejos para volverse traductor:

1. ¡Estudien!

Algunas personas creen que se puede traducir cuando se defiende en dos lenguas. ¡Falso! No basta con hablar un poco inglés y francés o español para saber bien redactar y traducir. La traducción es en realidad un proceso mucho más complejo. Una persona que jamás ha seguido cursos de traducción no será consciente de todos los detalles importantes, y no será capaz de reconocer los errores frecuentes.

Por ejemplo, la mayoría de la gente no es consciente de la existencia de falsos anglicismos, (anglicismos semánticos y calcos), de la presencia de falsos amigos, de frases no idiomáticas, etc. Los profesores nos abren los ojos  a esas dificultades y nos ayudan a identificar nuestros errores (cambios de significado, contrasentidos, gazapos, sobretraducciones, olvidos, etc.) y a corregirlos.

Además, los cursos universitarios nos permiten conocer a personas que tienen los mismos intereses que nosotros por las lenguas, y esas relaciones siempre se revelan muy útiles, sobre todo para los trabajadores independientes.

2. Hagan trabajo voluntario

No es fácil encontrar trabajo en el dominio de la traducción tan pronto como se obtenga el diploma, porque ¡también se necesita experiencia!

Si forman parte de la minoría de diplomados que tuvieron la paciencia de completar un bachillerato que incluye una o dos prácticas ¡mejor! Para los demás, los que no tuvieron la suerte o la paciencia de terminar un largo programa con unas prácticas en empresas, este es mi consejo: ¡Hagan trabajo voluntario!

Muchas empresas de Montreal están buscando a traductores voluntarios. Échenle un vistazo al sitio del Centre d’Action Bénévole Montréal (CABM). Encontrarán allí una lista de varias organizaciones sin ánimo de lucro y empresas que piden traductores voluntarios. Este trabajo generalmente se puede hacer a tiempo parcial y en teletrabajo. Así, no importa la región en donde viven, ¡siempre es posible hacer trabajo voluntario en traducción!

Esa experiencia enriquecerá su currículo y le dará luego más credibilidad ante los empleadores potenciales. Además, uno tiene más confianza en sus competencias después de haber hecho trabajo voluntario.

3. Lean cada día

Lean todo y cualquier cosa, lean sobre todo en su lengua materna, pero también en la lengua desde la cual desean traducir. Intenten leer en varios medios: periódicos, novelas, revistas científicas, sitios Web, etc. Lean en el metro, en el autobús, lean tanto como pueden. ¡Busquen desafíos que superar! ¿Hay un tema en particular que les interesa pero que no conocen mucho? ¿Qué están esperando? ¡Lean!

4. Tengan interés en todo

Para ser traductor, sobre todo para trabajar como independiente, uno tendrá que traducir textos de todo tipo que tratan de varios temas. Así, los principiantes que empiezan su carrera en traducción no tendrán el lujo de rechazar los contratos que les parecen menos interesantes. ¡Tienen que estar abiertos a todo!

Claro, dicen que hay que especializarse. Pero ¿por dónde empezar? Evidentemente, si han trabajado, por ejemplo, en un laboratorio científico, estarán naturalmente llamados a traducir textos científicos, por su experiencia y sus intereses, sobre todo si están bien relacionados en este dominio. Pero, ¿qué pasa con el tipo que todavía no ha empezado ninguna carrera, y que tiene interés solamente por las lenguas? Pues, no hay más remedio: hay que interesarse por todo.

Además de hacer lecturas en cualquier tema, vean también documentarios, escuchen la radio, hagan jardinería, y ¡tomen estos cursos de carpintería o de cocina tal como siempre lo habían querido! Algunos conocimientos les pueden parecer inútiles hoy, pero tal vez un día tendrán que traducir unos documentos relativos a estos dominios, quién sabe.

5. Sigan la actualidad

Vean el informativo, o aún mejor, ¡lean los periódicos! Les pongo en guardia contra el nivel de lengua presente en algunos de estos, porque hay periódicos y canales que usan falsos anglicismos. Sin embargo, es importante estar puesto al día. Un día de estos, tendrán que traducir textos con referencias históricas, (sobre todo textos políticos), o referencias a la actualidad del día. ¡Tomen buenas costumbres desde ahora!

6. Aprendan una tercera lengua

Los puntos de vista difieren sobre esta cuestión. Algunos les dirán que es preferible concentrarse en solamente dos lenguas, y es cierto que traducir textos del inglés al español es un desafío. Claro. Pero si les gustan las lenguas, si les gusta viajar, si tienen ganas de aprender una tercera lengua… ¡no duden!

Me explico: el aprendizaje de una tercera lengua es muy beneficioso porque abre la mente. Les ayuda a hacer conexiones y a entender mejor su lengua materna. Por ejemplo, yo hice un bachillerato en Estudios hispánicos, y ¡no me arrepiento! Mejoré mucho la calidad de mi francés gracias a estos cursos.

Hay que asegurarse de tener primero un muy buen nivel de lengua en sus lenguas básicas antes de aprender otra. Siempre me voy a acordar del curso de introducción al italiano que tomé en el cégep cuando solo tenía un conocimiento muy básico de la lengua española… ¡qué error! ¡Hacía frases mitad en español y mitad en italiano! No solo no he aprendido bien el italiano, pero además, ¡me confundía cuando quería hablar español! Pero no se preocupen, que todo anda bien: el cerebro se mejora con la práctica asidua.

Para leer otro artículo similar a éste, les consejo El ABC de los profesionales de servicios linguísticos.

Mariko Beaupré

Traductora y redactora

Share Button

Una Repuesta en “¿Cómo hacerse traductor?”

  1. Doris Glanden

    Bravo! Asi hay que expresarse para defender el territorio linguistico. Congratulations. A votre service. Hats off to you.

    Responder

Dejar un comentario

  • (no se publicará)